Un grupo de personas repartiendo suministros.
jun. 26, 2020 - Elmhurst YMCA

Trabajando para Cerrar la Brecha de Desigualdad en Salud

Del número total de personas diagnosticadas con el coronavirus (COVID-19) hasta ahora en la ciudad de Chicago, un asombroso 76.3 por ciento son de las comunidades latinx o negra. La pandemia ha ayudado a resaltar las marcadas desigualdades que existen en la sociedad actual en torno al acceso a servicios cruciales, en particular, salud, educación y vivienda.

A medida que los habitantes de Illinois aprenden a adaptarse al mandato del Gobernador de que se deben usar máscaras faciales en público cuando el distanciamiento social no es una opción, no todas las familias pueden cumplir debido a la falta de acceso a equipo de protección personal (PPE). En un intento por cerrar la brecha para estas comunidades, la Y recientemente unió fuerzas con Medline y Blue Cross and Blue Shield of Illinois (BCBS) para el "Proyecto de máscara comunitaria Wash and Wear". Los tres socios distribuyeron 100 000 mascarillas sin cargo a las familias que viven en algunos de los vecindarios con menos recursos de Chicago que se ven afectados de manera desproporcionada por la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Medline suministró las máscaras reutilizables, que están hechas del mismo tejido que los uniformes médicos y han sido probadas para resistir hasta 25 lavados. La colaboración se basó en las conexiones comunitarias profundamente arraigadas de Y y BCBS para apuntar estratégicamente a las comunidades más afectadas de Chicago. La Y distribuyó máscaras a más de mil personas en seis de sus ubicaciones y sitios asociados para ayudar a protegerlos a ellos y a sus familias del virus:

- Rauner Family YMCA en Pilsen/Little Village

-Kelly Hall YMCA en Humboldt Park

- High Ridge YMCA en West Ridge

- Escuela Claremont en West Englewood

- Academia Alex Haley en Roseland

- By the Hand Club para niños en Austin

BCBS también distribuyó máscaras en Auburn Gresham, Chatham, Rosemoor, North Lawndale y South Lawndale.

La Y sigue comprometida a hacer todo lo posible para ayudar a nuestra ciudad a superar estos tiempos difíciles. Mientras nos preparamos para reabrir nuestros centros por etapas, lo más importante para nosotros no es solo mantener seguros a nuestros miembros y al personal, sino también un enfoque urgente en la creación de entornos donde se reconozcan y aborden las disparidades.